Te traemos un pedacito de Tailandia en forma de Pad Thai, el plato estrella de la cocina tailandesa, elaborado con ingredientes únicos y una salsa muy especial que le dan ese toque tan genuino que caracteriza a su gastronomía; la mezcla de sabores ácido, dulce, salado y picante explotando en tu boca. Te descubrimos su curioso origen, ingredientes y elaboración. ¡Acompáñanos!

La mejor manera de conocer un país, su cultura y su gente es a través de su comida. La gastronomía de un país te puede contar muchas cosas y, en el caso de Tailandia, cuando llegas a cualquiera de sus hermosas ciudades o pueblos, descubres casi de inmediato, que a los tailandeses les encanta comer a todas horas, pero curiosamente casi no cocinan. Sus calles están llenas de miles de puestos callejeros donde podrás verlos degustar una infinidad de platos a un precio super económico.

El Pad Thai forma parte de esa cultura de comida callejera o “street food” de Tailandia. Como ya os contamos en otro post sobre la sopa Tom Yam Kung, la mejor manera de descubrir la comida en Tailandia es recorriendo sus barrios, mercados y callejuelas, probando todas y cada una de las delicias que encuentras a tu paso, como pueden ser brochetas de todo tipo, sopas, arroces, fideos, crepes, etc. Y así fue, como nosotros descubrimos el mejor Pad Thai “del mundo” (al menos, para nosotros 😊) en uno de los puestecillos especializados de un mercado de Chiang Mai.

Una noche caminando por uno de los mercados cerca del río, entre una decena de puestos que intentaban captar nuestra atención con un despliegue de colores y olores increíbles, allí estaba esperándonos nuestro wok chisporroteando y meneando todos sus ingredientes de una manera casi hipnótica. Supimos de inmediato que teníamos que meterlo en nuestra mochila para hacéroslo llegar casi intacto a vuestra mesa.

Sus ingredientes y elaboración

Para elaborar este plato necesitamos un buen wok, utensilio básico de la cocina tailandesa que facilita la cocción uniforme y rápida que necesita este salteado de fideos de arroz con huevo, brotes de soja y, al que le puedes añadir según tus preferencias, langostinos, pollo o simplemente tofu. El sabor tan especial del Pad Thai se lo da su salsa, elaborada con pasta de tamarindo (el toque ácido), salsa de pescado (el puntito salado) y azúcar morena (lo dulce). Se acompaña con ajetes, lima, cacahuetes troceados y chile tostado en polvo, el toque picante que no puede faltar a cualquier plato tailandés.

Es muy importante, antes de comenzar a disfrutar de tu rico Pad Thai, exprimir la rodaja de lima y mover bien todos sus ingredientes. Si te gusta muy picante, ¡pide más chile!

Como curiosidad, nos gustaría contaros que el origen del Pad thai es un poquito controvertido; se cree que se originó hace varios siglos, aunque también están los que piensan que realmente fue inventado por el dictador Phibun durante la Segunda Guerra Mundial, con la idea de convertirlo en el plato nacional y exportar su sabor al mundo entero. No hay un consenso sobre el tema, pero lo que está claro es que fue desde ese momento cuando el Pad Thai cruzó las fronteras y conquistó el paladar de millones de personas, así que ¡reto conseguido!

Esperamos que te haya picado la curiosidad y que pronto también te pique el chile en polvo de nuestro delicioso Pad Thai, ¿te apuntas?

Nuestra recomendación

Si queréis profundizar un poquito más en la receta os dejamos este enlace al blog de Kwan Homsai donde podréis ver una versión mejorada del Pad Thai muy rica y sabrosa. Es un blog super interesante sobre comida tailandesa. ¡A disfrutar de los sabores!

Categorias:

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now Button