Nuestra siguiente parada es una mezcla de texturas y sabores que te sorprenderán desde el primer bocado. Para ello viajamos a Vietnam, un país de paisajes increíbles desde el verde intenso de sus terrazas de arroz hasta la blanca arena de sus playas, pasando por los mercados flotantes del río Mekong o los miles de islotes de la Bahía de Halong. ¡Súbete que nos vamos!

Llegamos a Ho Chi Minh (antigua Saigón), una de las ciudades más impresionantes y modernas del país. Situada al norte del Delta del Mekong, una de las metrópolis más grandes del Sudeste Asiático. ¡Bienvenidos a la jungla!

Y nunca mejor dicho. Hace siglos, perteneció al reino Jemer (Camboya). Su rey decidió que el delta del río Mekong no tenía gran valor y lo donó en un pack que incluía a su hija como esposa para el emperador vietnamita a cambio de varias obras de infraestructura. Su nombre entonces era Prey Nokor que en la lengua jemer significa “Ciudad de la selva”.

Supongo que en aquellos siglos era una selva de otro tipo, hoy en día, la moto es el animal más veloz de esta selva urbana 😅

Nosotros no vamos a ser menos, nos alquilamos una moto y comenzamos a recorrer esta ciudad llena de historia, cultura y gastronomía. Vamos en busca del bocadillo más famoso de Fubuki, el Bánh mì.

El Bánh mì, es un bocadillo de origen francés que se realizaba con baguettes de trigo rellenas con paté, carnes y vegetales. Al igual que pasó con su propio territorio, los vietnamitas reconquistaron este bocata añadiendo productos locales (hierbas, especias, chile, encurtidos) e hicieron un pan con una consistencia más “aireada” y crujiente mezclando mitad harina de trigo y mitad de arroz. Es una explosión de sabores y texturas que refleja esa fusión entre oriente y occidente.

Fubukeando es viaje y gastronomía pero hoy también quiere ser un poquito de historia. Mientras viajamos en nuestra moto podemos ver la compleja y triste historia de guerras, colonias y liberación que refleja esta ciudad. El Bánh mì es parte de esa historia y creemos que es importante intentar dar una pequeña pincelada en nuestro viaje.

En 1859 los franceses toman la ciudad de Prey Nokor, la llaman Saigon y convierten en la capital de la colonia francesa de la Conchinchina (la zona del Delta del Río Mekong), un punto estratégico de la conquista francesa de Indochina. Durante la segunda guerra mundial fue ocupada por los japoneses, y tras ella, los franceses vuelven poco a poco a recuperar su colonia pero en 1954, tras la Batalla de Điện Biên Phủ, considerada como la primera del siglo XX en la que un país colonial europeo es derrotado por fuerzas de liberación nacional; los vietnamitas recuperan aquel “regalo” camboyano. Se crea una nueva nación independiente, Vietnam del Sur, con capital en Saigón y se sueña con la reunificación del país. Todo es muy complejo en este entramado de intereses de países externos y las esperanzas se rompen. Salta la larga y destructiva guerra de Vietnam (1955-1975) entre el Sur (capitalismo) y el Norte (comunismo). Los americanos tomaron como una metáfora el lema del VietCong “lucharemos durante mil años” pero éstos finalmente, tras 20 años, consiguieron en 1975 tomar Saigon. La ciudad fue renombrada como Ho Chi Minh, en memoria del dirigente comunista y en 1976 el país se reunifica bajo el poder comunista.

El Bánh mì ha conquistado el mundo y desde hace dos años también ha llegado a Fubuki para quedarse, nuestra versión atunera de Tarifa es muy popular entre nuestros visitantes. Ven y disfruta de un Bánh mì especial con atún macerado en salsa de kimchi, encurtidos caseros de zanahoria y pepino. Aderezado con hummus, cilantro y chili fresco. También puedes probar una versión vegana con tofu que está deliciosa.

Vamos a dejar Ho Chi Minh y nos adentraremos en el delta del río Mekong, en vietnamita “río de los Nueve Dragones”. El río Mekong es un largo río de casi 5.000 kilómetros de longitud que nace en las montañas del Tíbet y se desplaza dirección sudeste atravesando toda la península de indochina, concretamente atraviesa China, Birmania, Laos, Tailandia y Vietnam, país en el que el río se divide en nueve brazos que desembocan en el mar formando uno de los deltas más impresionantes del mundo. Podremos encontrar pequeñas islas escondidas en medio de los manglares, mercados flotantes donde los lugareños comercian sobre sus barcas, antiguas casas coloniales y un sinfín de joyas visuales.

“Dejamos Ho Chi Minh para adentrarnos en el Delta del río Mekong.”

Siguiente parada, ¿nos quedamos en Vietnam? 😏 Será difícil dejar este país…..

Categorias:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now Button